Si bien, la necesidad es clara, responder a lo siguiente no es tan fácil: ¿Qué seguro debo escoger? ¿Me conviene de acuerdo a la etapa que estoy viviendo? ¿Qué debo tener presente antes de contratar? Estas son algunas de las inquietudes que vamos a responder.

¿Qué es un Seguro de Vida?

Para entender el concepto se debe tener claro que un seguro de vida se estructura sobre la base de un contrato, es decir, con obligaciones y responsabilidades para cada una de las partes. Este contrato implica que el asegurado se compromete a pagar un monto mensual, que es la prima del seguro, y la compañía se obliga a pagar a los beneficiarios, en caso de fallecimiento del asegurado o contratante, un capital definido.

Este seguro puede contratarse solo como una cobertura de fallecimiento o también como un seguro con un componente de ahorro. Además, el seguro se puede perfeccionar incorporando coberturas adicionales para ir mejorando la protección. Esto dependerá de tus necesidades y de cuánto quieras pagar mensualmente.

Mientras antes contrates tu seguro, más barato será. Y a medida que tu familia crece, podrás ir incorporándolas al seguro, ya sea como beneficiarios, y/o como asegurados de las diversas coberturas.

Pero lo más importante es que con la decisión de contratación, estás pensando en cuidar a quienes dependen de ti y que necesitarán una ayuda económica cuando tú ya no estés.

¿Qué se debe considerar al contratar un Seguro de Vida?

  • Antes de contratar un seguro de vida, es importante cotizar para ver distintas opciones de costos y coberturas. 
  • Se debe tener en cuenta la etapa de la vida en la que te encuentras y definir tus necesidades reales. A quién quieres proteger, cuánto puedes pagar.
  • Debes considerar que mientras para la contratación de un seguro, debes completar un formulario de declaración de salud y que mientras más joven lo contrates, mejor será. El costo de la prima puede aumentar según la edad y patologías médicas asociadas.
  • El seguro se puede complementar con coberturas adicionales, debes analizar cuáles te convienen y cómo impacta en el costo.
  • Si el seguro es con ahorro, debes revisar la proyección al plazo deseado y tener presente que la tasa de interés con la cual se calcula es solo referencial.
  • Revisa los costos de cobertura asociados al seguro, las edades de ingreso y máximas de permanencia para ver si te conviene.
  • Y si ya tienes contratado un seguro, no lo deseches, ya has pagado sus costos y contratar uno nuevo puede significar una prima mayor.

¿Por qué contratar un Seguro de Vida?

Aunque es voluntario, contratar un Seguro de Vida es recomendable para todas aquellas personas que quieran estar protegidos ante el fallecimiento, accidente o una enfermedad de alto costo y que tengan personas bajo su dependencia económica.

Es por esto, que la principal razón para contratar un Seguro de Vida es dejar un respaldo económico a tus seres queridos y familiares para que ellos puedan mantener su calidad de vida en el caso que tú no estés, o que a raíz de un accidente se pudiera ver mermada tu capacidad de trabajo.

En el caso de los seguros de vida con ahorro, este último también puede ser usado como un apoyo financiero cuando el contratante lo requiera.

¿Quieres saber más?